Eterna Melodía

A veces, con algunos juegos en concreto se establece una relación amor /odio durante las horas que le dedicas. Como si de una pareja de enamorados se tratase, la relación entre juego y jugador cambia de estado anímico con frecuencia. Afortunadamente, cuando acabas el juego, y pasan los días te das cuenta que quizás no te comportaste bien en su momento y ha llegado el momento de rectificar. Tienes claro que vuestra convivencia no es ideal, pero con la perspectiva del tiempo y una vez acaba la relación, empiezas a valorar los grandes momentos, que poco a poco, se imponen sobre aquellos no tan buenos.

Todos hemos tenido alguna vez sueños extraños. Sueños dónde se mezclan experiencias propias con personas desconocidas en mundos diferentes con sus propias normas. Imaginaros por un momento como podría ser vuestro último sueño. ¿Nunca os habéis preguntado qué le pasa por la cabeza a una persona que se debate entre la vida y la muerte, postrada en una cama?

Pues este es el origen de Eternal Sonata. El protagonista principal es el compositor polaco Frederic Chopin, dónde su vida pende de un hilo debido a la tuberculosis que arrastra desde hace años y su mente prodigiosa decide regalarle un mundo nuevo, dónde todo está relacionado con su música. Junto con otros personajes, Frederic se embarca en una aventura dónde los valores de la amistad y el compromiso deberán vencer a las debilidades humanas como la codicia y el poder.

El apartado gráfico te hipnotiza desde la primera partida. Aprovechando la tecnología Cel Shading, te sumerge en un entorno colorista e incluso infantil, que huye de mostrar ningún matiz realista. Los personajes se desenvuelven en este mundo de luz y color con la naturalidad propia de un cuento de fantasía.

Esta propuesta gráfica hace que, a pesar de que el juego ya tiene dos años, no eches en falta más calidad en su diseño gráfico. Porque al final, el mundo creado por la mente de Chopin es así de original y te cautiva con suma facilidad.

Tratándose de Chopin, el juego estaba obligado a presentar una banda sonora al nivel del protagonista. Motoi Sakuraba es el “culpable” de fusionar la música del maestro con el resto del juego, haciendo del resultado uno de los puntos más fuerte. Las composiciones del genio polaco nos acompañarán durante toda la aventura. Los efectos de sonido destacan durante los combates adecuandose a suavemente a cada golpe de espada o ataque mágico.

El entorno gráfico es propio de un cuento de fantasía

Las voces están en inglés y subtituladas en castellano. No obstante, como la mayoría de los personajes son menores de edad, su inglés es pausado y totalmente entendible si dominas un poco el idioma.

El juego es un RPG oriental por turnos, desarrollado por Tri-crescendo que bebe directamente de las fuentes de la saga Final Fantasy. Por tanto, nos encontramos ante un juego de rol muy pasillero y con poca libertad de acción. Durante la aventura iremos sumando personajes a nuestra causa y habrá momentos en los que el grupo se separe en varios mini grupos de tres personajes. En total hay 12 personajes jugables que deberás combinar con un máximo de tres en combate.

Los personajes constan de cuatro características: Ataque, Defensa, Magia y Velocidad. Un espacio para armas, otro para armadura y dos para otros objetos. Si a este perfil limitado le sumamos que las subidas de nivel son automáticas, la parte del desarrollo de los personajes queda en un segundo plano.

Seis personajes de los doce disponibles

Los combates son por turnos, pero a medida que avanzas en el juego se van introduciendo pequeños matices que lo dejan a camino entre un sistema por turnos tradicional y los combates de acción directa. Además debemos interactuar con el escenario del combate, ya que en función de nuestra posición (oscuridad o luz), utilizaremos un tipo de ataque diferente. Por otra parte, es fundamental combinar los diferentes ataques de los personajes con la finalidad de realizar ataques finales demoledores, aquí conocidos como “cadenas armónicas”.

En cuanto a los enemigos, la IA no es nada del otro jueves, excepto algún Big Boss que nos pondrá las cosas más difíciles. Los ataques enemigos son bastante rutinarios y predecibles.

Fuera de los combates, las zonas más abiertas son los pueblos y ciudades que visitaremos, dónde podremos conversar con los lugareños, descansar o comprar y vender objetos. No hay misiones secundarias ni mini juegos, por lo que al final se resume en avanzar en la historia principal.

Tal y como os comentaba al principio de esta entrada, mi relación con este juego ha pasado por diferentes estados. Incluso, cuando llevaba algunas horas de juego me atreví a rajarlo en el blog (https://elmalodelfinal.wordpress.com/2011/02/18/eternal-sonata-creo-que-a-esto-ya-he-jugado/). Debido a esto, el juego se me atragantó un poco y lo he jugado en tres veces, intercalando otros títulos que me pasaron por delante.

Es un juego de rol que tiene todos esos detalles que no me gustan en un juego de este tipo. Autolevel, poca profundidad de inventario, pocas características en los personajes, poca libertad de acción, falta de misiones secundarias y entorno infantil (uno de los personajes se defiende a paraguazos).

Pero a pesar de todo esto, el juego tiene una componente que no sabría definir, y que consigue establecer una relación de cariño con los protagonistas. No es que los perfiles de los personajes tengan una profundidad con historia propia tipo Dragon Age, si no que la defensa de su valores  y su imagen inocente, los hace entrañables. De alguna manera desarrollas una relación como de hermano mayor y quieres protegerlos en su andadura. Además la historia tiene un trasfondo adulto aunque esté representada en un entorno aparentemente infantil.

La estrategia es básica durante los combates

No es un juego sencillo, si no estás hecho a este tipo de juegos. No obstante, con un poco de práctica se avanza con fluidez en su desarrollo. En mi caso me planté en el penúltimo Big Boss tras 34 horas y tuve que retroceder y farmear hasta tener un nivel suficiente para derrotarlo y después acabar con El Malo del Final :D.

Una vez acabado el juego puedes rejugarlo en el modo Encore con los personajes tal y como los dejaste. La historia será la misma, aunque podrás encontrar nuevos objetos y enemigos. Pocos argumentos para rejugarlo. Como anécdota comentar que creo que es el único juego que me ha dado las gracias por haber jugado.

Me ha dejado un buen sabor de boca y cada día que pasa lo recuerdo con más cariño y reconozco que la experiencia valió la pena. Un juego sin muchas pretensiones y que sin necesidad de impresionar a nadie te atrae hacia su mundo de colores y fantasía, despertando en ti esa ternura que últimamente tenemos oxidada. Igual toco la fibra de alguien, pero Eternal Sonata se ha ganado un puesto por delante de algún “grande” del género, como Final Fantasy XIII.

10 Respuestas a “Eterna Melodía

  1. pixfall 15 agosto, 2011 en 15:35

    De entrada tengo que decirte que los RPGs definitivamente no son lo mío. Pero también debo reconocer que esto de que sea el propio Chopin el creador del mundo en el que nos desenvolvemos es algo que me llama y mucho. No es que sea precisamente un admirador de la música clásica, pero como concepto me parece magnífico basarse en un personaje real para que sea el encargado de dar vida a la historia.

    Como siempre le digo a Arpiman, creo que en algún momento me voy a tener que sentar a intentar evaluar un RPG, en realidad he disfrutado de muy pocos (Chrono Trigger, por ejemplo), pero es algo que si quiero experimentar luego de muchos años y este Eternal Sonata suena como un muy buen candidato para hacerlo. Definitivamente lo tendré en cuenta y si lo llego a jugar seguramente volveré a contarte mis impresiones 🙂

    Un saludo!

  2. GredXII 15 agosto, 2011 en 16:21

    Pues a mi los RPG me encantan, y este es uno de los que me gustan (hay algunos que me aburren o que me cansan). Aunque no le haya podido dar en serio, por lo que he visto y jugado sé que si un día me pongo, no pararé hasta terminarlo XD

    PD: El análisis mola, pero molaría más si en los apartados, los personajes que salen anunciando el apartado fueran los del juego, que al ver el de “argumento” creí que estabas analizando otro juego XD

    • El Malo del Final 15 agosto, 2011 en 16:52

      Los personajes de los apartados son “Malos del Final” vs Heroe. De momento, siempre serán estos, aunque me gusta tu propuesta 🙂
      Por cierto, si decides jugar a Eternal Sonata, mejor en la versión PS3. Es más difícil, hay dos personajes más (en Xbox sólo hay 10 jugables) y gráficamente luce un poco mejor!

  3. sone 15 agosto, 2011 en 19:09

    A mí me gustan los rpg’s hasta cierto punto, la verdad es que es el género al que más exijo, pues en el fondo, aunque me guste, no es mí género más predilecto. Tengo un canon específico para el rol occidental y otro para el oriental, y la verdad es que en este último, desde que se salió del concepto Final Fantasy de PSX, o Grandia, o Valkyrie Profile, etc (y como mucho FFX, Dragon Quest VIII en PS2), algo ha cambiado. No sé, en este aspecto, es quizá el tipo de rol que me gusta.

    Pero curiosamente, recuerdo juegos como Vragant Story y no tienen nada que ver y me encantaron. Creo que es la tónica de ahora, que en el rol oriental parece que estén experimentando y las propuestas y resultados que salen no me acaban de convencer, ni siquiera creo que lo tengan claro con ese afán de querer “occidentalizar” juegos, y ya no tengo la misma percepción por este género como antes. Por la descripción que das, no sé si me gustaría, pero veremos si puedo probarlo algún día, que al fin y al cabo quiero probar Folklore y the Last Remnan, queridos y odiados por partes iguales. Sin olvidarme de los Tales, pero estos no por dudar de calidad, sino por no conocerlos y parece que debería conocerlos con la fama que tienen.

    • El Malo del Final 15 agosto, 2011 en 22:04

      Tal y como comento en la entrada, este juego se parece mucho a cualquier FF, aunque con una estética más infantil. Si tienes tiempo te recomiendo que le des una oportunidad.
      En cuanto a los juegos de rol, yo también soy muy exigente y este juego tiene cosas que detesto en un rpg, pero el global del juego me compensa.

  4. Fede 15 agosto, 2011 en 23:41

    Realmente nunca había escuchado ni visto nada acerca de este videojuego, y la verdad me parece algo bastante interesante ya que no muestra la temática de un videojuego “común”, por asi decirlo, asi que capaz le de una probadita.
    Oye paso a agregarte al blogroll porque la verdad ya me canse visitarte nomás cuando veo tu enlace en el cuaderno de Gred 😛

    Saludos 😉

    • El Malo del Final 16 agosto, 2011 en 16:07

      Con razón tengo tantas entradas desde el Cuaderno de Gred!! 😀
      Si quieres un RPG sencillo y con una buena historia este es tu juego.
      Gracias por pasarte!!

      PD: He entrado en tu perfil pero no veo tu blog, ¿cuál es? 😉

  5. rapsodos 16 agosto, 2011 en 18:42

    A mi me gustan los rpgs, pero a veces puede que no termine de casar con ellos o que me resulten extremadamente repetitivos (manda huevos que a mi, que me gusta farmear, me canse de un juego por repetitivo xD). Pero hay de todo, por supuesto.

    Este lo tengo en la lista… para jugarlo algun dia. No se cuando. Mas o menos me esperaba algo parecido a lo que has expuesto, y que recuerdo haber leido en su momento del juego. Asi que las sensaciones en mi caso son buenas.

    Lo que mas me ha gustado, y que me sigue animando, es esto: “Pero a pesar de todo esto, el juego tiene una componente que no sabría definir, y que consigue establecer una relación de cariño con los protagonistas”. Puedo llevarme la impresion equivocada, pero eso me suena a ese componente que nunca consigo desarrollar con los Zelda por ejemplo, y que acabo llamandolo “Magia”.

    • El Malo del Final 16 agosto, 2011 en 19:40

      Si estás muy rodado con los RPGs, es posible que en alguna fase del juego eches de menos algunos detalles. Pero como bien indicas destaco el feeling con los personajes que desarrollas durante el juego.
      No obstante, creo que con los Zelda, las sensación es diferente. A mi nunca me ha parecido que Link sea un personaje carismático y su estética infantil tampoco ayuda. Eso sí, los Zelda son unos juegazos casi todos, pero me da igual que el personaje principal sea Link o Lank, porque no veo que tenga trascendencia en el desarrollo del juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: