Decepción 2.0

Antes de desconectar por unos días, dejé una entrada que hacía referencia a los tres juegos que más me habían decepcionado. Como indicaba en esa entrada, los tres juegos son de una época dónde la información de videojuegos se limitaba a una revista mensual y en formato papel. Quizás esto justificase la mala elección de estas tres joyas.

Pero haciendo un examen de conciencia y comentándolo con mi yo gamer, he sido capaz de encontrar tres juegos, relativamente actuales, dónde la decepción también venció a la ilusión. Esta vez, sin excusas. Decepción 2.0.

Corría el año 2006 y PES le ganaba la partida a FIFA año tras año en PS2. A finales de Marzo, andaba yo curioseando en un Game, cuando nuestras miradas se cruzaron. Con mis colegas más futboleros, siempre comentábamos que la fusión de Football Manager y PES, daría el juego perfecto de fútbol. Pues allí estaba. Pro Evolution Soccer Management. Todo lo bueno del PES más la gestión manager, y ¡por sólo 29,90€! ¡Es mi día de suerte!

Así que no lo dudé, cogí mi ejemplar y  a pagarlo. Recuerdo que la chica que me atendió me advirtió que se trataba de “un juego de futbol de entrenar, y no de jugar”. Entendí el mensaje y le contesté que era lo que estaba buscando.

Puse el juego, tras la intro de rigor y gestionar el perfil de manager, pulse la opción “ver ofertas de trabajo”. Primer detalle feo. Puedes coger cualquier equipo. No entendí lo de “ofertas de trabajo”. Escogí el Vilareal que entonces ya estaba de moda y me metí de cabeza en la gestión del club. ¿Del club? Digamos que la gestión económica del club pasaba de puntillas.

El juego estaba más centrado en la gestión puramente deportiva, es decir, tácticas, estrategias y entrenamientos. Podías fichar, pero con el mismo sistema deficiente que en la Liga Master del PES clásico. El sistema de entrenamientos tampoco era muy profundo y no daba la sensación que afectase demasiado al desarrollo de los jugadores. La gestión táctica era un poco más compleja que en el PES tradicional, pero tampoco para tirar cohetes. Además las plantillas no estaban actualizadas.

El "Presi" te daba la bienvenida al club

Pero a pesar de todo esto, yo esperaba el gran momento. El partido. Me imaginaba mi planteamiento táctico representado por jugadores definidos con gran detalle técnico y movimientos fluidos.

Pues me quedé con las ganas. Gráficamente el jugo cumplía, aunque estaba por debajo de PES. Los movimientos de los jugadores eran algo toscos. Pero lo peor de todo fue comprobar de forma frustrante como todo el trabajo táctico apenas influía en el desarrollo del partido y al final todos los partidos eran muy parecidos y aburridos. Para rematar el pastel, la IA era penosa ya que los entrenadores rivales apenas intervenían durante los partidos.

Me ilusioné mucho con este juego, pensando que podría ser la fusión perfecta. Pero fue un fracaso y supongo que Konami aprendió aquello de “zapatero a tus zapatos”, y siguieron haciendo PES “de jugar”.

 

 

Navidades 2008. En mi familia, como casi ninguno cree en Papa Noel o en Los Reyes Magos, hacemos el juego del amigo invisible para que todos tengamos un regalo. Para los que no lo sepáis, el amigo invisible consiste en poner el nombre de cada participante en un papel, colocar todos los papeles en una bolsa o caja, y después cada participante saca un papel de forma privada y esa es a la persona que debe hacerle el regalo. Para evitar agravios comparativos, se suele marcar una cantidad de dinero a gastar en la compra del regalo.

El caso es que ese año, Lyriq (mi hermano pequeño) me regalaba a mí, y tengo que reconocer que se estiró, porque me regaló Mirror’s Edge. En cuanto cumplimos con la comida familiar, para casa y a jugar.

Faith, la "prota" del juego

El planteamiento del juego es bueno y original. Es un plataformas en un escenario urbano dónde las armas pasan a un segundo plano, siendo más importante las habilidades del “parkour” que desarrolla nuestra protagonista. Su estética, sensación de velocidad en algunos momentos, y su control, provocan que desde el minuto uno, estés enganchado.

Todo esto es muy positivo, pero al mismo tiempo, me provocó cierta decepción. Me explico. Me enganché tanto, que me acabé el juego esa misma tarde, dedicándole unas seis horas. Y se acabó. Porque volví a jugarlo unos días después esperando encontrar algo más, y la experiencia no fue buena. Me pareció demasiado fácil y se me quitaron las ganas de seguir jugando.

Fue una decepción diferente, porque el juego me gustó, pero quizás le exigí demasiado. En cualquier caso, otra decepción personal.

 

 

Con este no sé por dónde empezar. Tras esperar muchos años con videos, noticias y baile de fechas, finalmente llegó el día. Lo tenía claro, iba a comprármelo, pero afortunadamente, una versión promo cayó en mis manos, y semejante regalo no iba a desperdiciarlo. Mucho hype acumulado durante muchos años. Además con el XII nunca acabé de engancharme y lo vendí con la PS2, así que mis expectativas eran altas para esta entrega.

Unos gráficos deslumbrantes, con un nivel prácticamente inédito en PS3, dónde sólo quizás Uncharted 2 podría hacerle sombra. Sonido espectacular en 5.1, junto con una banda sonora de película. Una historia interesante, muy en la línea de los últimos FF. Pero, ¿y la jugabilidad?

Los combates son facilones

Poca, muy poca. Nunca había jugado a un tutorial de 15 horas y hasta el último cuarto de juego, no hay relativa libertad de acción. Es ahí dónde puede que pierdas un combate por primera vez, porque hasta el momento, son bastante asequibles. Pero cuando la dificultad asomaba en el juego, conseguías el hechizo “prisa” y volvías a la rutina de acabar los combates con tranquilidad. Buscar nuevos objetos no tiene mucho sentido, ya que te puedes acabar el juego con las armas de origen evolucionadas. Durante la trama, apenas encontrarás enemigos finales que te compliquen la vida. En cuanto a “El Malo del Final” del juego, todavía no sé bien cuál es su peligro…Resumiendo, “rol para amas de casa” y otra nueva decepción.

 

 

Puede que algunos de estos títulos sean amados por alguno de vosotros. Si os fijáis, en ningún momento digo que los juegos sean malos. Pero la decepción se produce cuando, por mi parte, me genero unas expectativas con el juego que luego no se cumplen, aunque sigo pensando que podían haberse cumplido. Es como ese estudiante que podría tener notas excelentes, pero se conforma con el aprobado. Quizás deba ir al médico, porque no sé controlar mi Hype.

17 Respuestas a “Decepción 2.0

  1. Tiex 8 septiembre, 2011 en 10:27

    Entiendo tu decepción, mas que nada, porque creo que todos hemos sufrido algo parecido en muchas ocasiones. Al que más he jugado de los que comentas es a FFXIII y la verdad, es que el juego no fue como prometieron, pero aun así no me parece malo del todo. Eso si, se nota en que han invertido el tiempo y en que no…

  2. GredXII 8 septiembre, 2011 en 16:03

    Para mí FF XIII (por ahora) está siendo más una sorpresa que una decepción, ya que mis expectativas con el título eran nulas (así imposible decepcionarse); con el PES Manager coincido, y Mirror’s Edge, no he jugado lo suficiente como para posicionarme.

  3. El Malo del Final 8 septiembre, 2011 en 21:49

    @Tiex: El problema de FFXIII es que tenía que ser la bomba, y al final quedó en un juego aceptable, entretenido, pero no me acabó de transmitir como sus antecesores.

    @GredXII: Tú también picaste con PES Management? 😀 Con FFXIII si no hay expectativa creada, el juego pasa bien y no molesta. Pero, también te digo, que lo olvidarás pronto. 😦

  4. 317words 8 septiembre, 2011 en 23:22

    Me ha sorprendido ver en la lista el Mirror’s Edge. Al ver el motivo ya lo he entendido. Es un juego que no he jugado, pero le tengo ganas. Eso sí, cuando lo pruebe tengo claro que lo haré imaginándolo como un juego indie/experimental (que suelen ser cortitos).

    Decepciones con juegos recientes no recuerdo en este momento. A lo mejor si hago memoria sale alguno. Como ya comenté en la versión 1.0 de este artículo, mis decepciones han sido Hydlide y Alone in the Dark (la aberración de 2009). Aparte de eso, ¡ah sí! el Summoner 2: A Goddess Reborn de Gamecube. No es una decepción como tal. El universo del juego es muy complejo y tenía cositas interesantes. Pero la cámara es tan horrible que tuve que dejar el juego a medias. Algún día lo retomaré y lo terminaré (soy masoquista).

    Pero no lo considero decepción exactamente porque una cosa es que me defraude lo que me ofrece el juego y otra cosa que el control/cámara/manejo sea malo. (No sé si se entiende, pero yo me entiendo xD)

  5. pixfall 9 septiembre, 2011 en 5:49

    Del único que puedo hablar es del Mirror’s Edge, y bueno yo no me lo pasé tan rápido como tú, pero lo disfrute muchísimo. Yo diría que me pasó como el primer Portal, que te lo pasas y te quedas con ganas de ver más. Y por eso espero que alguna vez salga una segunda parte, es alucinante esa mezcla de FPS con plataformas que ofrece el juego…

  6. nuevebits 9 septiembre, 2011 en 8:48

    Buf, la mítica historia de FFXIII, macho, eso es decepción con mayúsculas. Con Mirror´s Edge, es triste reconocerlo pero me mareé jugando a la demo y dejé el juego para siempre XDDDDD

  7. El Malo del Final 9 septiembre, 2011 en 16:30

    @317words: Estuve a punto de incluir Alone in the Dark (2009), pero como no lo acabé se salvó de la quema… 🙂 Y el Summoner 2 no parece un mal juego, pero si la cámara va por libre puede cargarse el juego 😦

    @pixfall: Seguro que hay mucha más gente que coincide contigo, pero como ya comento en la entrada, el raro soy yo!! 😀

    @nuvebits: Totalmente de acuerdo con FFXIII. Lo del mareo y Mirror’s Edge es muy Nerd, no? XDDD

  8. Roy Ramker 9 septiembre, 2011 en 16:57

    “rol para amas de casa” Lo que me he podido reír xD
    No he jugado FF XIII en profundidad para poder valorarlo, pero creo que el nombre le ha matado, llevar Final Fantasy es una presión muy fuerte y seguramente acabó pasándole factura. Pero por desgracia, ha sido algo demasiado común con los JRPG esta generación, suerte que el gran Xenoblade ha venido para demostrar que este tipo de juegos aún tiene mucho que decir.

  9. sone 9 septiembre, 2011 en 19:08

    Para mí, el problema de Mirror’s Edge, más que la duración, son los niveles, que van a menos. Empieza estupendamente, veloz, frenético, descubriendo posibilidades de maniobra, rutas alternativas. Pero son los propios niveles que, al menos para mí, hacen que se frene bastante esa dinámica, y no me parecen tan estudiados como los del principio.

    Por otro lado, el Time Trial ofrecía más posibilidades de juego compitiendo con el resto del mundo.

    FF XIII creo que ha decepcionado a bastante gente, yo incluido.

    Y uno que pondré yo que me ha decepcionado es Red Faction Armageddon. Volition siempre me había ofrecido algo sorprendente en cada entrega (Red Faction Guerrilla es una pasada). Pero éste último ha sido muy simplista.

    • El Malo del Final 9 septiembre, 2011 en 20:02

      Es cierto, ese dato que aportas sobre Mirror’s Edge. La mezcla entre tu nivel de habilidad que iba incrementando con el paso del juego, y la decadencia de dificultad conforme avanzaban los niveles, no ayudaban mucho al conjunto en general.

      No he jugado a Red Faction Armageddon, pero no eres el primero que me hace un comentafrio de este tipo sobre este juego. 😉

  10. Fede 9 septiembre, 2011 en 22:48

    Aunque no nos guste esto es algo que pasa, y como queda demostrado en estas dos entradas, pasa y muy seguido. Pero bueno, no hay nada que se le pueda hacer más que tener suerte al arriesgarse por cierto videojuego. El caso de PES Management es un caso que no conocía, pero es comprensible porque mi vida de PES comenzó en el 2007, aunque si con el PES 2006, y decepciona un poco leer estas líneas porque ciertamente PES 2006 fue (a mi gusto, y el de muchos otros) uno de los mejores videojuegos de fútbol en muchos años y disfruté mucho con él. El hecho de que Konami haya decidido ampliar su campo también en el campo de los directores técnicos, me parece algo arriesgado pero que en algún momento se debia hacer. Sin emabrgo es como todo, para ahcer algo hay que hacerlo con ganas y con entusiasmo de que las cosas salgan bien. “Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes” (como decía el maestro Yoda), y si lo haces que sea con todo aquello que nos puedas ofrecer, sino no vale la pena.

    Saludos 😉

    • El Malo del Final 9 septiembre, 2011 en 22:58

      Estoy contigo. PES 2006 fue el mejor de todos los PES. En cuanto a Konami, lo intentaron y por lo visto aprendieron del error y siguieron trabajando en PES. No obstante, creo que todavía no le han cogido el punto a las nextgen, y FIFA les ha quitado el trono.

  11. rapsodos 10 septiembre, 2011 en 10:46

    Pues asi a bote pronto… Mario Kart de Wii, que aun siendo divertidisimo para mi fue un poco decepcionante, Noire, Red Dead… y Heavenly Sword… ahi sin rodeos vamos, si hay que apuntar, que sea bien alto xD
    Y porque son los primeros que se me ocurren.Si todo es ponerse y encontrar victimas xD

  12. Pingback:… y Cien «

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: