Fusión

La evolución del hombre no se entendería sin la inquietud necesaria para comprender todo cuanto nos rodea. Hoy en día damos muchas cosas por sabidas, y están totalmente normalizadas. Pero no hay que perder la perspectiva, y es importante recordar que si nos parece cotidiano deslizar nuestro dedo sobre una pantalla y hablar con una persona que se encuentra a miles de kilómetros, es porque en su día hubo alguien que decidió que la comunicación hablada a distancia era posible. Muchos de estos históricos personajes fueron tachados de locos y sus ideas marcadas como esperpénticas. Pero incluso así, decidieron seguir con sus experimentos y probaturas a pesar de las posibles consecuencias, significando en muchos casos, la pérdida de su propia vida.

El mundo del videojuego es relativamente joven, comparado con otras áreas como la física, la biología o la medicina. Pero no por ello, carece de episodios con la misma casuística que los comentados anteriormente. Aquí también tenemos nuestros gurús, que en su día decidieron llevar a cabo sus ideas sin importarles las consecuencias.

Alan Sugar

Cuando Sir Alan Michael Sugar fundó su propia empresa en 1968, la producción de Amstrad (Alan Michel Sugar Trademark) estaba centrada en el segmento de Hi-Fi, TV y radiocasetes de bajo coste. En aquel entonces, ni el propio Alan, podía predecir que su incursión en el mundo de los ordenadores personales, sería vital para entender el panorama actual.

Por todos es sabido el éxito que tuvo Amstrad con sus ordenadores CPC 464 y CPC 6128, en la década de los 80. Con la llegada de los PC’s, Amstrad también diseñó el suyo, la gama PCW. De hecho este modelo se convirtió durante un tiempo en el referente para procesar textos, gracias a su velocidad de cálculo y su software especializado. Era a principios de los 90, pero Alan Sugar veía que su producto específico para juegos, el CPC, perdía terreno con la incursión de un nuevo producto, la videoconsola.

Amstrad presentó la GX4000, una videoconsola basada en el CPC Plus. De hecho, a nivel técnico, la consola era un CPC Plus sin teclado, con una ranura para cartuchos y dos pads. Su bajo índice de ventas la eliminó de la cadena de producción y Alan Sugar veía como perdía terreno en los hogares europeos.

6128, la culminación de los CPC

A pesar de que Amstrad seguía creciendo con la venta de PC’s, Alan seguía obsesionado con recuperar el mercado del “ocio en casa”. Y no era para menos, tras dominar Europa en la década de los 80 con su gama CPC. Pero la tecnología seguía avanzando y en pleno boom por el ocio digital, aparecen Sega Mega Drive y Super Nintendo. El salto cualitativo de estas máquinas no dejaban lugar a dudas, así que desde Amstrad, asumido el fracaso en su breve incursión en este sector con al GX4000, buscaron un nuevo sistema revolucionario. Pensaron que si no puedes con tu rival, únete a él, y de esta forma, en 1993 sale a la venta Mega PC.

Este nuevo producto, se basa en la fusión del PC para los negocios y una Mega Drive para jugar. Su propio eslogan rezaba “brillante para los negocios, Mega para los juegos”. Su diseño era el de un PC 386SX a 25Mhz con 40Mb de HD y 1 Mb de RAM. La Mega Drive estaba integrada en forma de tarjeta ISA de 16 bit. De esta forma, el usuario podía conmutar entre los dos sistemas a través de un interruptor en el panel frontal. Además era compatible con Sega Mega CD y mientras se jugaba, el PC se mantenía activo en segundo plano. El audio era compartido con el PC y aprovechaba los altavoces estéreo integrados en el monitor. En términos absolutos, era el producto definitivo en su concepto, y el sueño húmedo de cualquier gamer, por el hecho de poder disfrutar de los juegos de PC y de Mega Drive en un solo dispositivo y con una sola inversión.

¿La máquina definitiva?

Pero aquí vino el problema. La inversión para hacerse con una máquina tan completa era desorbitada en aquella época. En concreto, este modelo salió a la venta por unos 677 euros más impuestos, algo totalmente inalcanzable para la mayoría de hogares. No obstante, un año después salió una nueva versión con un procesador 486SLC, 2 Mb de RAM y con Windows 3.1 como sistema operativo. Eso sí, su precio, más prohibitivo si cabe, 903 euros.

Con todo esto, Mega PC dejó de producirse y se confirmó como una de las peores decisiones comerciales de Amstrad en toda su historia. A pesar de que en 1991, IBM y Sega ya habían diseñado un producto similar (nunca salió de Japón) que también fue un fracaso, Alan Sugar buscó su sueño para cambiar el mundo del ocio digital, sin importarle las consecuencias. A pesar del fracaso, creo que de alguna forma, aquella “esperpéntica idea”, influyó en el devenir del mundo digital, tal y como lo conocemos hoy día.

Nota: En Julio de 2007, Sir Alan Sugar, abandona la presidencia de Amstrad, tras ser comprada ésta por BSkyB, la plataforma de televisión por satélite británica. Actualmente, Amstrad centra su actividad en los decodificadores digitales que instala Sky a sus clientes.

15 Respuestas a “Fusión

  1. GredXII 9 diciembre, 2011 en 20:33

    Tengan éxito o no, en esta industria las mejores mentes siempre son las que tienen sueños 😉

  2. Laocoont 9 diciembre, 2011 en 23:59

    Lo gracioso es el final, en que acabará trabajando Nintendo….porque está claro que tanto Sony como Microsoft ya han evolucionado hacia un sector diferente al de su concepción.

    • Roy Ramker 12 diciembre, 2011 en 17:06

      Hombre, Nintendo ha cambiado mucho más de lo que hayan podido o puedan cambiar Sony o Microsoft, antes de hacer videojuegos ha hecho cartas hanafuda, una cadena de taxis, love hotels, sobres de arroz, juguetes para niños, máquinas para pokers y casino, impresoras…

  3. Roy Ramker 12 diciembre, 2011 en 17:12

    Este mundo está lleno de genios y de locos, aunque a veces uno no sabe quien es quien. La gente se reía de la Game Boy por la hostia que se iba a pegar frente a las poderosas Game Gear o la Atari Lynx, también se reían de Sony por querer competir contra Nintendo o Sega…es realmente difícil saber como acabará esto debido a la evolución constante e imparable que vivimos cada día.

  4. pixfall 14 diciembre, 2011 en 21:07

    Que ingeniosa máquina la MegaPC, de cuya existencia desconocía… Hoy en día suena casi imposible ver un híbrido entre PC y consola pero como concepto me parece algo muy útil y práctico. Que lástima que el modelo no tuvo mucha acogida porque en caso contrario quizás los fabricantes de consolas se hubieran animado a incorporar sus sistemas en una computadora personal.

  5. rapsodos 15 diciembre, 2011 en 14:05

    Joer, con amstrad, quien la ha visto y quien la ve xD

    Si les hubiera salido bien la jugada… a saber qe habria pasado. Como me gustaria tener una maquina de realidades alternativas…

  6. Pingback:Construir un NES PC, el precio de los juegos y el Amstrad con cartuchos de MegaDrive. All Your Blog Are Belong To Us (CXXVII)

  7. Pingback:Construir un NES PC, el precio de los juegos y el Amstrad con cartuchos de MegaDrive. All Your Blog Are Belong To Us (CXXVII) - Sopaipleto » Sopaipleto

  8. Pingback:Construir un NES PC, el precio de los juegos y el Amstrad con cartuchos de MegaDrive. All Your Blog Are Belong To Us (CXXVII) | Misiongeek

  9. Pingback:Construir un NES PC, el precio de los juegos y el Amstrad con cartuchos de MegaDrive. All Your Blog Are Belong To Us (CXXVII) - La Isla Buscada

  10. Pingback:Construir un NES PC, el precio de los juegos y el Amstrad con cartuchos de MegaDrive. All Your Blog Are Belong To Us (CXXVII) | Noticias del Cerebro Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: