Primer Aniversario

Parece que fue ayer cuando le daba vueltas a la idea de abrir un blog, y ya ha pasado un año desde que “salió a la luz”. Y lo pongo entre comillas, porque en realidad la fecha de alta de El Malo del Final como blog, en su versión para blogspot, data del 7 de enero. No obstante, no fue hasta el 26 de enero, cuando EMDF, salió a conocer la blogosfera. Redes sociales, avatar, comentarios aquí y allá… Un año después este blog sigue con la misma ilusión que el primer día, con algún cambio, pero como siempre fiel a su estilo, santo y seña de esta casa.
Echo la vista atrás y me reconforta comprobar que ya somos una familia los que andamos entre estas líneas. Por eso os quiero agradecer que le hayáis dedicado unos minutos a leer las idas y venidas de este veterano gamer, e incluso hayáis dejado comentario alguno como constancia de vuestro libre pensamiento. De hecho, algunos os habéis convertido en habituales de este blog, aportando vuestros comentarios de forma regular y enriqueciendo el contenido de EMDF.
Quizás por ese motivo, no se me ocurre mejor forma de celebrar este aniversario que dejando las puertas abiertas de mi “Library”, para que tres de los habituales en esta casa, escojan una entrada de EMDF y la versionen. Dos remakes y un spin off, para llenar este espacio de calidad.

Los estigmas (del latín stigma) viene a ser – según referencias bíblicas – señales en forma de herida que se dejan ver en el cuerpo tras pasar por una prueba de fe. Podemos reconocer entonces, que aquellas heridas que el hombre realizó a Jesús en la cruz, sí a ese greñudo despreocupado, son considerados los estigmas religiosos de la fe cristiana.

En un mundo de crisis de fe de poco sirve hacer ver la relación entre un estigma y un estado mental. De hecho obviaré el consumo de drogas necesario que se deben ingerir para ir creyendo que aquello que surge de la nariz de un consumidor de cocaína es debido a un estigma y no al poco control. Por suerte los videojuegos no son drogas. Pero si que dejan sus propios estigmas, esos dejes de jugador que hacen que por la calle te miren raro.

Ya no hablamos de la colección de tonterías que surgen de nuestra boca tras un calentón. Porque la lista sería interminable desde ir conduciendo mientras una voz mental nos repite – una y otra vez – “Do a barrel roll” o hacer callar a tu jefe a base de “Hadouken” son actos frecuentes en cualquier gamer. ¿Alguien no ha cantado jamás la canción del Tetris mientras ordenaba la habitación o el armario?

Pero estos estigmas mentales son poco visibles, puede que algún que otro ser humano se percate de tu “peculiaridad” pero esto no es más que un aviso de que allá en esos ojos avispados tendrás un compañero con el que compartir horas de vicio insaciable. Los estigmas físicos son sin duda más visibles y por supuesto más dolorosos.

No hay mayor satisfacción que la de tener una ampolla del tamaño de la Torre Eiffel en el dedo pulgar debido a que conocemos al menos tres técnicas en  un juego y las reproducimos incansablemente para alcanzar la victoria. El escozor de ojos ya es algo menos agradable, más si éste se combina con ligera borrosidad en la visión. La idea de poner colirio en los globos oculares o de jugar menos de 20 horas seguidas también son buen consejo para evitar tal efecto.

La introducción en esta generación de los Move Games ha provocado estigmas bastante comunes de otros deportes, así que hoy podemos ver a “gamers” lesionados de tobillo y/o rodilla. Con tendinitis en el codo – esas partidas del Wii Sport – o con un gran chichón en la frente (mal menor) porque se hace caso omiso a la advertencia de sujeción de la correa del mando.

Como pueden comprobar un “gamer” no sólo es una persona interesada por un arte en concreto (al menos en su actividad) sino que además es una persona sufrida que lleva consigo un retamal de heridas que sólo aquellos más incisivos reconocerán. Sin duda un mérito que va más allá que el del sufrimiento, hablamos de perseverancia, fe y amor hacia un ocio. Y es que un gamer no es gamer si no ha tenido un callo en el pulgar.

Texto inspirado en la entrada de EMDF “Stigma Gamer”. Escrito por Laocoont para el El Malo del Final desde Under My Mind.

2010, cerca de algún lugar remoto.

La llamada de Steve Morgan me había sorprendido, hacía una larga temporada que había tomado la decisión de abandonar el mundo profesional y dedicar todos mis esfuerzos a compartir mis conocimientos con los más jóvenes de mi ciudad. Estar bajo el objetivo de forma constante es agotador, la directiva pidiéndote siempre más, y cuando más éxitos consigues, más éxitos quieren. Suerte que con el cuerpo técnico y los jugadores se creo un grupo genial, una segunda familia donde reír, llorar, divertirse, sufrir, todos a una. Pero volvamos al tema que nos incumbe (a veces tiendo a despistarme, espero que sepáis perdonar esta mala costumbre que he ido adquiriendo con el paso de los años): la llamada de Steve.
“¿Estarías dispuesto a unirte a nuestro proyecto?” Esas fueron sus palabras, y tras meditarlo durante unos días le devolví la llamada y acepté su propuesta; no todos los días te invitan a formar parte de la máxima competición de Inglaterra, y con los Wolves tenía el presentimiento que la presión iba a ser menor que con mi anterior equipo.

Steve se había ofrecido a cubrir los gastos del viaje, pero decidí que prefería encargarme yo mismo de ello, me apetecía probar esos volantes a la derecha que tanto gustan a los ingleses, y la verdad es que me alegro de la experiencia (perdón, ya me estoy despistando de nuevo). Debo reconocer que me hubiera gustado tomar una ruta alternativa y dar un rodeo antes de ir a Wolverhampton e intentar contactar con El Malo del Final, que sabía que estaba trabajando por esos lares. Pero sabía que los Wolves me esperaban y no podía permitirme caprichos personales, no por el momento.
Mi primera parada fue el despacho de Steve, me sorprendió la amplia sonrisa con la que me recibió, al principió me costó un poco hacerme con su acento, pero tras tres o cuatro frases de introducción no hubo problemas para tener una conversación como si nos conociéramos de toda la vida. Tras las amables palabras deslizó una carpeta sobre su mesa, en ella estaba mi contrato “Entonces, ¿aceptas nuestra propuesta?” Asentí levemente mientras firmaba “Es un honor para mí poder entrenar este equipo”. Steve me dijo que había alguien que quería conocerme, así que dio permiso por el comunicador y la puerta se abrió, Terry Connor entró por la puerta, él iba a ser mi segundo entrenador; siempre que yo no tuviera otra cosa en mente, no era así, además, Terry me pareció una persona encantadora, alguien en quien podría confiar. Ya que estábamos los tres reunidos salió el “dichoso” tema en la conversación “¿Cuáles son vuestros objetivos para esta temporada?” Nunca me habían gustado estas preguntas, pero al ver que sus siguientes palabras fueron “¿evitar las ultimas posiciones?” Terry me miró, negué con la cabeza y dije “podemos aspirar a más”, finalmente pactamos una posición por la zona media de la tabla.

La siguiente parada de mi lista eran los vestuarios, allí tendría una charla con los jugadores, tanto de forma individual (si era necesario), como en grupo. Por lo general me sentí bien recibido por el equipo, todos los jugadores estaban receptivos a mis palabras, todos menos uno, David Jones que creía que su opinión era más importante que la de los demás, y no parecía nada contento con mi presencia en el vestuario. Decidí esperar a ver que era capaz de hacer en el terreno de juego antes de tomar una decisión al respecto. Tras la charla con los jugadores, me quedaba una última parada antes de ir a descansar, la charla con el cuerpo técnico. Nada a destacar, todo el equipo era muy profesional, me propusieron un par de fichajes de agentes libres, yo les di también un nombre que tenía en mente para el proyecto y nos fuimos todos a descansar.
Pasaron los días y el fichaje que me habían recomendado los compañeros del cuerpo técnico se completó, también pudieron conseguir el fichaje que yo había pedido, Javi López, un joven jugador relegado a un segundo plano en su club, pero que tenía el presentimiento de que sería una pieza clave para nuestro proyecto. Empezaron los amistosos y era el momento de comprobar el estado de mi plantilla; el primer encuentro fue fuera de casa, con el Dundee de Escocia, el resultado no pudo ser mejor, antes del descanso ya íbamos 0-2 en el marcador y al finalizar el partido, nuestra portería no había sido perforada y nosotros habíamos encontrado el gol en cinco ocasiones. Lo más importante es que empecé a confeccionar la lista de que jugadores estaban preparados para el reto y cuales no, varios nombres estaban en la lista de jugadores “prescindibles” mientras que otros (entre ellos Jones y López) estaban a pleno rendimiento y centrados en el proyecto. Los amistosos fueron como una serie de duros entrenamientos para los chicos, se les notaba el cansancio pero en todos los partidos daban el máximo que podían ofrecer; no perdimos ningún amistoso de todos los que jugamos y nuestras actuaciones fueron todas excepcionales, consiguiendo un total de 15-1 tantos a nuestro favor. El equipo ya había prescindido de los servicios de aquellos jugadores que no estaban dispuestos a dar el todo por el equipo, y como sorpresa de última hora pudimos contratar al joven Will Keane del Manchester United, una alegría para todo el vestuario, y en especial para Fletcher que se sintió emocionado tras saber que se había cerrado el fichaje.
Ya estábamos listos para iniciar la competición, y tenía el presentimiento de que algo muy grande estaba a punto de suceder.

Texto inspirado en la entrada de EMDF “No cojas ese vuelo“. Escrito por GredXII para el El Malo del Final desde El Cuaderno de GredXII.

Érase una vez un cuento como todo cuento: con un personaje bueno al principio, un personaje malo al final, y cosas varias entre medias para desarrollar una historia. En todo cuento, siempre nos gusta identificarnos con el modélico personaje bueno y nos recreamos con el justo castigo que recibe el personaje malo. Porque eso son los cuentos: enseñanzas morales para niños. Para que aprendan a distinguir el bien y el mal. Pero el bien y el mal son conceptos relativos.
Si añadimos más personajes al cuento, todos esos nuevos personajes (secundarios) igualmente estarán de lado del protagonista ejemplar, o del lado del antagonista abominable. Pero lo cierto es que esos personajes secundarios importan poco. Son una excusa para dar salida a la historia, y pronto caerán olvidados. No nos importan sus motivaciones ni por qué están ahí. Son una interferencia entre nosotros, los héroes, y el villano de turno.
Muchos videojuegos, como los cuentos, tienen una historia. Una historia en la que, normalmente, un protagonista bueno debe poner fin a un antagonista malo. Porque así funcionan las cosas. El bien derrota al mal. Y los personajes (secundarios) que se interpongan en el desarrollo de la historia, serán una interferencia entre nosotros, los héroes, y el villano de turno. Así que pasarán sin pena ni gloria ante nuestros ojos, cegados por nuestra meta última: derrotar al malo del final.

Así que es momento de romper una lanza a favor de esos personajes secundarios que, a pesar de tener un papel menor en la obra, contribuyen con su presencia a hacer que la aventura sea más apasionante.

Nickname: Hermanas hechiceras Twinrova
Name: Koume y Kotake
Primera aparición: The Legend of Zelda: Ocarina of Time (N64/1998)

Ocarina of Time no me dejó muchos momentos espectaculares grabados en la memoria, pero sin duda uno que dejó fue la actuación estelar de Koume y Kotake. Sabes que la aventura se aproxima a su fin, que queda sólo un templo antes de afrontar la recta final del juego. Y allí están ellas: las malas del final, esperando en la última sala del último templo. Como las brujas de un cuento, son malas. Se llevan a una chica buena (pero secundaria y por tanto prescindible) que, como nosotros los héroes, quiere acabar con el mal. Además de lavarla el cerebro y usarla como esclava, también quieren reducir a cenizas (o convertir en un frío cadáver) a nuestro héroe. Pero es su trabajo, y lo hacen lo mejor que pueden.
En los cuentos, las brujas siempre son malas (si fueran buenas, serían hadas). Pero los videojuegos pueden ofrecer tantas variantes… Koume y Kotake volvieron a aparecer en Majora’s Mask, donde se parecen más a la típica abuelita bonachona de cuento que necesita nuestra ayuda. Y después, en los Oracle of, regresan nuevamente como instigadoras del mal. (Siendo con este papel, posiblemente, los personajes más malvados jamás habidos en la serie Zelda, con la excepción de Majora.)

Nickname: Reina parásita
Name: Gohma
Primera aparición: The Legend of Zelda (NES/1986)

Si Koume y Kotake me causaron buena impresión en Ocarina of Time, el caso de Gohma es lo contrario. Fue el primer caso en el que se reutilizaba un nombre de personaje de juegos anteriores de forma arbitraria. Ahora es algo habitual y no queda otra que asimilarlo, pero ver que la carismática araña del primer Zelda se había convertido en una monstruosidad aberrante me disgustó. (A día de hoy, el artwork de Gohma de OoT me sigue pareciendo horrible.)
En cualquier caso, la reina Gohma tenía un papel destacado como personaje malvado secundario, pues da paso a la gran aventura de Link más allá de las lindes del Bosque Kokiri, el único lugar que había conocido hasta entonces. Ignorante de su porvenir, se adentra en el Gran Árbol Deku para librarle de una maldición impuesta por un misterioso hombre conocido como Ganondorf. La maldición no es otra cosa que una infección parasitaria: Ganondorf envía a la reina Gohma para acabar con el guardián del Bosque Kokiri en pos de hacerse con una de las joyas que le abirán el camino a la Trifuerza, y con ello, al poder absoluto.
El papel de la Reina en Ocarina of Time puede ser considerado como malvado, pues es un agente de Ganondorf. Sin embargo, en el primer Zelda no está tan claro que sea así. Las mazmorras del juego son ruinas largamente olvidadas por la gente, y acaban convirtiéndose en refugio de todo tipo de criaturas, incluida Gohma. Ella se esconde plácidamente en su refugio hasta que llega un cani vestido de verde armando gresca. ¡Qué menos que defenderse, ¿no?!

Nickname: Medusa
Name: Medusa
Primera aparición: Castlevania (NES/1986)

La seductora y traicionera gorgona ha tenido muchos papeles, algunos incluso como mala malísima del final. (¡Ese Kid Icarus molón!) Pero centrémonos en la serie Castlevania, probablemente la que lanzó su carrera a la fama, aunque haya sido como actriz secundaria. Medusa, en todas sus encarnaciones, suele ser malvada. Pero malvada con cierto tono personal. Tiene un carisma especial, personalidad propia. Pero si algo simboliza adecuadamente Medusa es la censura en el mundo del videojuego. Si las esculturas griegas se censuran, ¡una serpiente con torso femenino no va a ser menos!
En el primer Castlevania sólo aparecía su cabeza tanto como enemigo común (quizá uno de los enemigos comunes más temidos, odiados y desquiciantes de la historia del videojuego) como en forma de jefe final del segundo nivel. En Dracula’s Curse (CV3) la censura llevó a sustituir a Medusa por un “centinela medusa”, evitando así desnudos polémicos. Pero con el cerebro de la bestia, Medusa al fin rompió con el tabú de los desnudos en los videojuegos, apareciendo como suele retratarse en las leyendas griegas: cuerpo de serpiente, torso de mujer y cabeza plagada de serpientes.
En realidad, la representación clásica de la Gorgona ya se dio en Haunted Castle, un spin-off para recreativa. Desde entonces, Medusa se ha consagrado como una de las malas secundarias más activas en la serie Castlevania, y con apariciones estelares (o más modestas) en muchos otros juegos.

Nickname: Birdetta
Name: Birdo
Primera aparición: Super Mario Bros. 2 (NES/1988)

Birdo es un caso especial. ¿Es la mala o es el malo? Podemos dejarlo en que es lo malo del final de la fase: tener que derrotar a una criatura grotescamente rosa que escupe huevos por la boca, los cuales debes lanzar contra ¿ella? ¿él? Contra ello… Lanzárselos a su ridículo lazo rosa en lo alto de su rosa cabeza. No es que el jugador sea violento. ¡Nadie querría hacer daño a tan singular espécimen! Pero pasar de fase es una prioridad, está por encima del bien y del mal. Para superar el nivel se hará cualquier cosa. ¡Cualquiera! (Mala suerte, Birdo.)

Nickname: Alice
Name: Alice Twilight
Primera aparición: No More Heroes 2: Desperate Struggle (Wii/2010)

Aunque no son pocas las féminas que ocupan puesto de poder en el Lado Oscuro, ya sea como malas del final o malas secundarias, lo cierto es que pocas son humanas. Y las que lo son, normalmente han perdido el juicio o están demasiado sexualizadas. Es una tarea pendiente de los desarrolladores el crear personajes humanos femeninos que tengan trascendencia como enemigos y que vayan más allá de ser un objeto sexual. Mujeres temibles, pero humanas. Alice es precisamente eso: una temible asesina, pero es reflexiva, con personalidad. Humana con todo lo que ello implica.

Texto inspirado en la entrada de EMDF “Actores Secundarios“. Escrito por 317words para el El Malo del Final desde 317Words.

by "La Mala del Final"

8 Respuestas a “Primer Aniversario

  1. GredXII 26 enero, 2012 en 23:59

    Llevo todo el día esperando este momento, no hacía más que visitar el blog para comprobar si ya era el momento de descubrir los otros relatos, y por fin ha llegado ^^

    Muchas felicidades, y que sean muchos más, pero muchos muchos eh?

  2. 317words 27 enero, 2012 en 17:11

    ¡Feliz aniversario! ^^

    Esta noche cuando llegue a casa me leo los relatos, que ahora no tengo tiempo para ello. 😛

  3. pixfall 27 enero, 2012 en 21:07

    Que manera más original de celebrar este aniversario. Es una buena forma de homenajear todo lo conseguido en este primer año de vida blogueril. Los “estigmas” de Laocoont me parecieron muy graciosos!

    Siempre es un gusto pasarse y encontrar esos tan particulares temas que tocas, desde tu perspectiva tan diferente y entretenida. Así que te envío mis felicitaciones y esperemos tener El Malo del Final para rato. un saludo colega 😀

  4. 317words 28 enero, 2012 en 18:49

    Ya me he leído los relatos. Muy buenos. ^^

    Lo malo es que ahora tengo miedo. Si ya hay suficientes locos al volante, pensar que además haya quienes quieren hacer un “barrell roll” acongoja más aún. D:

    ¿El pastel es 100% comestible? (Dragón incluido) ¡Mola! 🙂

  5. El Malo del Final 29 enero, 2012 en 0:28

    Gracias a todos por vuestros comentarios. Siempre se agradece comprobar que tus escritos generan cierta expectativa y seguimiento. 😀

    Y hablando del pastel, que se ha currado “La Mala del Final” (se aceptan pedidos), todo es comestible, si os gustan las escamas de dragón (a mí se me repiten un poco). 😉

  6. Laocoont 29 enero, 2012 en 22:29

    Felicidades, no añado más a lo que ya te dije en su día

  7. Kirkis 30 enero, 2012 en 2:07

    Feliz aniversario final boss.

    El primero de muchos años esperemos.

  8. Roy Ramker 30 enero, 2012 en 15:38

    Feliz primer aniversario crack, espero que tengamos malo del final para muchos años ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: