Hibernar

Desde hace tiempo, por exigencias del guión de esta película llamada vida, mi tiempo para el ocio ha disminuido considerablemente. Supongo que esto no es nuevo para muchos de vosotros y adaptarse a los nuevos ritmos de vida, no es fácil. Cuando vives bajo el techo de papá y/o mamá, tus responsabilidades son mínimas, y prácticamente dispones del 90% de tu tiempo libre para tus cosas.

Pero la vida continua y algún día te emancipas (si puedes) y asumes nuevas responsabilidades en tu nueva situación. Si además compartes tu vida con otra persona, nace una nueva componente, el tiempo para el ocio en pareja, que obviamente hay que restar de tu tiempo. Si sumamos más responsabilidades como seguir estudiando a pesar de trabajar o tener hijos, en la mayoría de los casos, ya hablamos de horas contadas para tu ocio. Pero como es posible que también tengas otros hobbies además de los videojuegos, como la lectura, el cine o el deporte, ya entramos en un nuevo escenario, la selección. En este punto, prácticamente hay que agendar tu propio tiempo libre para que ninguno de tus hobbies se resienta.

Pero esto no es el fin. De verdad. Se trata de adaptarse, aceptar tu nueva situación y convivir con ella. Una de las primeras cosas que haces, sin darte cuenta, es salirte de la vorágine de novedades que ofrece el mercado. Entre que los precios no ayudan y que no puedes mantener el ritmo de antaño de “juego que me compro, juego que me acabo en menos de una semana”, pues quitando alguna debilidad personal, prefieres esperar a comprar cuando el juego baje de precio, porque seguro que ya tienes como poco, alguno a medias. Aunque tampoco dejas de comprar, digamos que te lo tomas con más calma.

A pesar de que tus compras sean paulatinas, tu colección de videojuegos va creciendo, pero tus muescas por juego acabado, aunque también aumentan, no lo hacen al mismo ritmo. Por lo tanto se genera ese rinconcito que yo llamo, “pendientes”. Aquellos juegos que vamos adquiriendo porque su precio nos parece adecuado o porque es aquella saga de la que tan bien te han hablado, pero que siempre están en el rincón de los pendientes. No sé porque extraño motivo, ese rincón parece infinito y, en mi caso, siempre hay juegos. Antes, todo esto me generaba cierta frustración, por ver aquellos juegos, incluso algunos por abrir, ahí, como esperando turno como el que espera a que le atiendan en la administración pública. Incluso a veces, me imaginaba una conversación entre ellos, del tipo:

– Mass Effect: “Oye Rage, ¿tú sabes si este tipo tiene previsto empezar algún día mi aventura?”

– Rage: “Hombre, sé que le gustan los RPG, por lo que tienes bastantes posibilidades…”

– Mass Effect 2: “Venga, no os quejéis  que yo hasta que este mendrugo no acabe la primera parte, a mi solo se acerca para quitarme el polvo”

– Borderlands: “Pues yo no sé si alguna vez me ha visto. El caso es que siempre pasa por aquí, pero acaba escogiendo al mismo”

– TES V Skyrim: “¿Estáis celosos? A ver si voy a tener yo la culpa de que me hayan diseñado para jugar tantas horas…”

Parodias al margen, creo que me he instalado en un estado de hibernación en relación al panorama actual del sector. Reconozco que me genera más hype, pensar en mis juegos pendientes, que en buscar esa sensación en las novedades que se cuecen actualmente en las tiendas. Cierres de estudios de desarrollo, cierres de tiendas especializadas, rumores de cancelaciones, el precio de las novedades, propuestas mediocres, una generación que se va sin explotar, y así podríamos seguir hasta aburrir.

La situación no es saludable y algo se ha roto. Hay que repararlo. Pero esta vez, que no cuenten conmigo, porque yo no lo he roto. Yo siempre he cumplido las normas que ellos han impuesto. Siempre pensé que pagando y no pirateando ayudaba al sector, pero parece que no ha sido suficiente. Así que prefiero hibernar con mis juegos pendientes, mientras aquellos que rompieron el juguete de los videojuegos asumen su responsabilidad e invierten la situación.

I didn't do it!

5 Respuestas a “Hibernar

  1. Tiex 18 febrero, 2012 en 1:03

    Sin duda tienes un buen arsenal para llevar mejor esa hinbernación 😉

    Yo he pensado lo mismo en varias ocasiones: “hasta que no termine los que tengo, no compro ninguno…” Pero por lo que sea, siempre terminas picando y engordando la montaña de juegos pendientes… Y si ya eres amante de lo retro, pues te vas haciendo con algunos juegos que siempre habías querido tener y al final piensas que si lo que tienes es la enfermedad de Diógenes o simplemente es que adoras el arte del videojuegos y creo que lo que a mi me ocurre, es lo segundo 😉 – o eso espero –

  2. El Malo del Final 18 febrero, 2012 en 12:15

    Y algunos más que no he comentado como Lost Odyssey, Last Remnant o Hexen.

    Lo del retro ya es otro nivel. Hace unos años no supe valorarlo y ahora intento recuperar aquellas consolas que tuve con aquellos juegos que me marcaron. Nunca es tarde! 😀

  3. Pingback:Profile «

  4. 317words 28 febrero, 2012 en 17:07

    Los juegos pendientes tienen su encanto. Y si sumas rejugar o retomar juegos más antiguos que ya tocaste en su día, las horas de ocio posibles suben notablemente. Dejarse caer en la vorágine consumista a la que nos quieren acostumbrar las empresas me parece una locura. Por eso yo siempre he ido a mi ritmo y salvo casos contados, no suelo jugar ni comprar juegos de salida.

    Skyward Sword sí lo compré de salida, pero lo jugué este mes, y quizá es el juego con el menor laps de tiempo entre compra y disfrute en los últimos dos o tres años. XD

    Una de las cosas que aprendí en su día, además, es que precisamente por posponer el disfrute de los juegos, esperar a que se calme el hype por la salida de los juegos, me hace disfrutarlos más.

    Estar a la última y querer jugar a todo lo que sale y cuando sale puede estar bien, pero aparte de ser insostenible (a menos que tengas un buen sueldazo y demasiado tiempo libre) ¿para qué sirve realmente? No sé, a veces pienso que a algunas personas les interesa más ser un “enteradillo” de todo probando cada cosa que sale que realmente disfrutar los juegos.

    Un saludo 🙂

    P.D.: ¿los osos polares hibernan… estando todo el año en invierno? XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: